Mercedes CLK-GTR Sportwear (Tamiya 1/24)

Maqueta Mercedes CLK 01

El modelo esta montado tal como viene, excepto por que le he abierto las puertas a las cuales tuve que hacerles la parte interior.

Maqueta Mercedes CLK 02

Al motor y a la cabina le he añadido mejoras con cableado y algunos mandos del salpicadero.

Maqueta Mercedes CLK 03

Está pintado con Alclad color aluminio y barnizado con laca de automoción.

Maqueta Mercedes CLK 04

El modelo real es de 1997 con un motor V12 de 5987cc. y más de 600 C.V. Este en concreto con el nº 12, consiguió el primer puesto en su 6ª carrera y un 2º en su 7ª carrera en Suzuka.

Maqueta Mercedes CLK 05

Maqueta Mercedes CLK 06

Maqueta Mercedes CLK 07

Maqueta Mercedes CLK 08

Texto y fotos: Daniel Galván Molinos

La mejor marca de modelismo en calidad/precio

Nuestros compañeros de ModelismoAviones han publicado los resultados de una encuesta realizada durante varios meses entre los visitantes de su página web.

En ella, se preguntaba cuál es el fabricante de maquetas con una mejor relación calidad/precio y estos han sido los resultados:

La mejor marca de modelismo

Como vemos, las “típicas” Tamiya y Revell lideran la clasificación, seguidas de las no menos “clásicas” Italeri y Hasegawa, dejando a la veterana Airfix en un quinto puesto, seguramente propiciado por la baja calidad de sus antiguos kits (los actuales son mucho mejores).

A la cola de la tabla han quedado marcas menos utilizadas como Trumpeter, Heller o Matchbox.

Los resultados de esta encuesta han generado bastante controversia en las redes sociales, por lo que, desde ModelismoAviones.com nos han confirmado que pronto pondrán en marcha una nueva votación, esta vez incluyendo muchas más marcas.

Podéis ver los resultados de la encuesta en el artículo original aquí.

Y vosotros ¿estáis de acuerdo con los resultados?

Nuevos sets de colores de Italeri

Italeri ha lanzado una serie de cajas temáticas de colores de sus pinturas acrílicas, esperando obtener el éxito que tienen algunos de los fabricantes específicos de pinturas y efectos para modelismo.

Set de 6 pinturas acrílicas de Italeri del Regio Esercito

Estos sets constan de seis botes de pintura acrílica con los colores más representativos de una gama de vehículos o aviones en una época determinada.

Set de pinturas acrílicas de Italeri con colores de la OTAN

Así pues, encontramos un set de pinturas con los colores del Regio Esercito durante la II Guerra Mundial, un set para vehículos militares de EE.UU./OTAN modernos, otro para aviones de la USAF en Vietnam, el segundo para aviones de la RAF en la Royal Navy de la II Guerra Mundial y finalmente (y el más interesante) un set con colores de los aviones aliados en el Día-D.

Set de pinturas Italeri con colores del Día D

Las pinturas incluidas en estas cajas se presentan en botes de 20 ml y son aptas para su uso a pincel y aerógrafo.

Pinturas acrílicas Italeri colores USAF en Vietnam

Personalmente, prefiero adquirir las pinturas concretas para cada maqueta, pero estos sets pueden ser útiles para modelistas que monten muchas maquetas de la misma época.

Pinturas acrílicas de Italeri con colores de la RAF en la Royal Navy

En cuanto al precio, estos sets de pintura andan sobre los 16,50€ en la web del fabricante.

Curso de modelismo: como construir una maqueta

Hola a todos y bienvenidos al primer capítulo de este curso de modelismo en el que vamos a aprender como construir una maqueta paso a paso.

Y cuando digo “vamos” me refiero también a mi, ya que esto es un “embolao” en el que me ha metido mi marido…

Empecemos por el principio: A mi marido le encanta el modelismo, sobre todo las maquetas de aviones.
Desde que lo conocí ha intentado el pobre que se pegara algo de esa pasión por lo que le gustaba, sin ningún éxito, podría añadir.

Pero, aunque muchas veces lo he pensado, nunca me había atrevido a hacer una maqueta, lo veía tan complicado y parecía hacer falta tanta habilidad y tanta paciencia

Al principio me pareció una locura, pero al final me convenció, como siempre, así que lo voy a hacer ¡voy a montar una maqueta!

Chica pintando la maqueta de un tanque
Espero que se me dé así de bien.

Así que allá vamos! La única manera de aprender bien es montar la maqueta yo “sola” (siempre me ayuda con sus consejos sobre modelismo), para poder cometer mis errores y ver de verdad como es este hobby. Así que, a ratitos vamos haciéndola.

Bueno, el primer paso fue elegir la maqueta. Fue bastante fácil, la verdad. Le pedí que al ser la primera maqueta fuera una de las más fáciles que tenía, así que elegimos un Mig-21 Fishbed de la marca Academy a escala 1/72. Al parecer es una maqueta pequeña, con no demasiadas piezas y bastante fácil de montar… ya veremos.

Maqueta Mig-21 Fishbed de Hasegawa a escala 1/72
Esta es la maqueta que voy a montar

Según parece, las maquetas de aviones se empiezan siempre por el asiento y el piloto (si es que llevan). La mía sí que lleva y esto, al parecer, es mejor cuando la cabina tiene pocos detalles, porque el piloto los “tapa” un poco. Como veréis, esta cabina tiene menos detalles que el salpicadero de un Panda…

Así que, nos miramos bien las instrucciones y encontramos las piezas de la cabina en el árbol de piezas. El asiento viene en una pieza muy pequeña, que dejamos con un trozo de árbol para poder sujetarla mejor, el piloto lo sujetamos con un palillo y las dos partes del fuselaje del avión, también las separamos del árbol.

Las piezas del piloto y la cabina de la maqueta de Mig-21 de Hasegawa
Ese asiento más bien parece un escalón…

Una vez separadas las piezas, les quitamos las rebabas que tenía el plástico con unos trozos de papel de lija de grano muy fino. También con esta lija y ayuda del cutter, eliminamos trocitos de plástico que se quedan en el lugar donde la pieza se unía al árbol.

Con esto, todo estaba listo para empezar a pintar. Ni que decir tiene que voy a pintar la maqueta a pincel, eso del aerógrafo es un mundo en el que creo que no me conviene entrar en mi primera maqueta (demasiada información). Así que había que elegir los colores.

Aún sin hacer demasiado caso a los colores reales, elegimos para el asiento un color negro (aburrido), para el resto de esa pieza un gris (triste), para el piloto un mono de color verde militar (previsible) y para el interior de la cabina… ¡un precioso verde esmeralda! Y es que por lo visto, los Mig-21 tenían la cabina realmente de ese color.

Chica en la cabina de un Mig-21
Esta podría ser yo en la verdosa cabina de mi Mig-21 (sin araña, por favor)

He de decir que no usamos exactamente el tono de verde del avión real, sino uno parecido que teníamos entre nuestras pinturas, pero no os escandalicéis por esto, porque en este avión lo voy a hacer con los colores que a mi me gusten, y me da igual si no existió nunca con esos colores en el mundo real (esto por lo visto se llama “un what-if“).

Una vez aprendido como se usaban las pinturas (Gunze y Tamiya en este caso), llegaba el primer inconveniente: ¿como pinto la parte negra del asiento sin manchar la parte gris? Pues hay una solución para esto, y se llama cinta de enmascarar. Lo que hicimos fue pintar toda la pieza de gris, después tapar las partes alrededor del asiento con cinta y pintar encima con negro. Antes de quitar la cinta me imaginaba que iba a salir a relucir un desastre pero… resultado perfecto. Casi no me lo creo aún…

Siguiente problema: había que pintar un piloto del tamaño de una uña del dedo, con su mono, su cara y su casco… ¡todo minúsculo! Pues nada, también había una solución para esto: el pincel más minúsculo que he visto nunca, del 0 (por lo visto los hay aún más pequeños) y pocos problemas para pintar cada zona. Un pequeño truco: apoyando las dos manos en la mesa, no nos tiembla el pulso. Tan bien se me dio, que incluso le pinté guantes y botas.

Piloto maqueta Mig-21
No está mal ese piloto, ¿verdad?

Después de pintar el piloto en miniatura, el interior de la cabina no fue ningún problema para mí y mi pincel favorito, así que le dimos bien al verde con unos toques de negro. Pusimos las piezas a secar, sujetando el piloto con una pinza y listo, terminado el trabajo del primer día.

Os tengo que reconocer que me gustó bastante el tema y aunque me daba bastante miedo cagarla, quedó bastante bien, mucho mejor de lo que pensaba.

Mesa de trabajo durante el montaje de la maqueta del Mig-21
La mesa de trabajo ¡todo tiene su orden!

En el siguiente capítulo os contaré como vamos progresando.

No se lo digáis a nadie, pero no imaginaba que este mundo me iba a fascinar tanto (ni muchísimo menos) ¿terminaré haciéndome una adicta a este hobby? El tiempo lo dirá…

¡Besitos, modelistas!